Ricardo Cases y el juego de fotografiar

cases04.jpg

“El juego es el siguiente…”

La primera lámina explicativa de la muestra dedicada a Ricardo Cases (Orihuela, 1971) en la Sala Canal Isabel II de Madrid propone e invita al espectador a sentirse partícipe al tiempo que las palabras explican y complementan las imágenes que se despliegan de forma aparentemente caprichosa al lado del texto.

“…se suelta una paloma y varias decenas de palomos vuelan tras ella compitiendo por sus favores…”

Como espectador asistimos al colorido espectáculo que ofrece tan peculiar cortejo avícola y que da para un catálogo fotográfico que, a su manera, empieza a configurar en nuestra retina el sentido del mosaico de mini-exposiciones que ocupan la antigua torre del agua donde se exhibe parte de la obra del fotógrafo valenciano, y que ha dado en llamarse ‘Estudio elemental del Levante’.

La de los pájaros es la primera serie que se encuentra el visitante, suficiente para saber por dónde van los tiros y como primer paso hacia la sorpresa. En esta parte se retrata esta afición por estas aves y sus comportamientos a través de un retablo de imágenes en las que contemplamos, sin aparente orden, todos los ángulos de la actividad.

cases02.jpg

Uno de los grandes méritos de la exposición en su conjunto es ir más allá de la clásica muestra de fotografía en la que vemos la obra enmarcada y con apenas artificio. Aquí las normas quedan quebradas en las complejas composiciones que llenan las paredes hasta el punto de abrumar, en la sala de paredes negras que realza la imagen de una paloma apoyada nocturnamente en un cable flashazo mediante o en un montaje que enlaza lo fotográfico con lo puramente escultórico.

cases05.jpg

Seguimos subiendo por el torreón y cambiamos de tema y de composición aunque el fondo, el Levante español, sigue ahí como diciendo “este es mi ADN”. Por ejemplo, con la serie ‘El Sol’, en la que el astro rey es el delineante que traza las formas que el fotógrafo, presto y casi obediente, se encarga de capturar con su cámara. Vemos cuerpos bronceados, gorras, playas, o juegos de sombras que transmiten el plomizo golpear de la húmeda solana de aquellos pagos. En este caso el montaje también habla por sí mismo, con grandes fotografías en las que se reflejan sin pudor los focos de la sala de exposiciones.

cases01

Las naranjas. Más tópico imposible. O el cómo de una forma u otra quien quiera ver naranjas las verá en cada rincón. O los pueblos y su vida, un vistazo irónico a lugares que fueron y ya no son pero que la quietud de su rutina le confieren un empaque “como de toda la vida”. Peculiar igualmente la manera de dar a conocer estas cosas, con una fotografía acompañada por un pie socarrón e innecesariamente explicativo, pseudocientífico y que sin duda colocará en el espectador alguna que otra sonrisa.

Hay igualmente una curiosa visión del ser humano en todo ello. Existe una especie de afán antropológico que coloca a los personajes en un centro diríase que un tanto entrañable, afanados en costumbres y tradiciones que aunque fuera del ámbito geográfico que nos ocupa puedan despertar un sentimiento de extrañeza hay un aura tan perfectamente reconocible como si estuviéramos hablando de españoles como una criatura madrileña, gallega, catalana o del centro de Castilla y León.

cases06.jpg

“Y al final toda persona tiene una forma de comunicarse sin hablar”, narra uno de los ‘personajes’ cuya voz conduce algunas de las partes del montaje audiovisual que culmina la muestra. Otro documento que se sale de la pantalla en sentido literal y que juega con los planos, con los tiempos y con los ángulos, travieso y descarado, ágil y por momentos, extenuante.

“Y al final toda persona tiene una forma de comunicarse sin hablar”

Una de las cosas que merecen la pena destacar de esta exposición es que, además del catálogo puesto a la venta en el lugar y del folleto ‘oficial’ de la propia sala, se puede coger un pequeño cuadernillo en el que el autor profundiza en la génesis de cada serie. No son más que unas pocas páginas y desconozco si estarán disponible durante todo el periodo de exhibición, pero el detalle me parece muy loable. Un motivo más para visitar la muestra, al menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s